KAIROS Canadá condena la violencia que ha sido exacerbada por COVID-19 en Colombia


Carlota Isabel Salinas Pérez, a woman human rights defender, was murdered outside her home on the evening of March 24 in San Pablo

KAIROS: Iniciativas ecuménicas canadienses por la justicia, que aglutina a diez iglesias y organizaciones religiosas, condena los asesinatos de líderes y lideresas sociales a lo igual que el aumento de la violencia basada en género que han acompañado la propagación de COVID-19 en Colombia. 

El 25 de marzo, KAIROS se enteró del feminicidio de una integrante del equipo de apoyo de la Organización Femenina Popular, una organización colombiana con la cual KAIROS colabora.  

Carlota Isabel Salinas Pérez, una defensora de derechos humanos, fue asesinada afuera de su casa por la tarde del 24 de marzo en San Pablo, un municipio en el departamento de Bolívar. Carlota era una lideresa social en su comunidad. De hecho, el mismo día de su asesinato, ella había estado recolectando alimentos para familias necesitadas. 

Carlota es una de al menos siete líderes y lideresas sociales que, hasta la fecha, han sido asesinadas desde que se implementaron medidas para contener el COVID-19 en Colombia. Y estas siete personas se unen a las más de 800 defensores de los derechos humanos que se estima han sido asesinadas en Colombia desde que se firmó el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC en 2016. 

En un comunicado publicado después del feminicidio de Carlota, la OFP escribe: 

Carlota fue nuestra compañera durante más de 10 años, su familia ha sido parte de nuestro tejido de vida en el territorio y la recordamos por su compromiso, su entrega y su expresión de solidaridad con todas. Su espíritu de ayuda, la llevó a integrar la Organización Femenina Popular y desde allí impulsar grupos de mujeres productoras, ahorradoras, lideresas, defensoras de víctimas y defensoras de una vida libre de violencias. También hizo parte de la Defensa Civil en San Pablo en donde se unió a la gestión del riesgo de desastres, acción social y la gestión ambiental para el bienestar y la calidad de vida en el territorio. Ella, era madre de 2 hijos jóvenes adultos y 1 una adolescente y unas horas antes de su doloroso asesinato, se encontraba recolectando alimentos para familias, para conjurar los efectos de esta pandemia. 

Rachel Warden, quien coordina el programa de alianzas mundiales en KAIROS, afirma “Esta pandemia magnifica el horror que existe y al mismo tiempo lo enmascara porque hay muy poca información sobre cualquier otro tema.” 

Los actores armados se están aprovechando de las fisuras institucionales y gubernamentales exacerbadas por la pandemia mundial para atacar a las personas y grupos que trabajan para y con las más vulnerables: comunidades indígenas, afrocolombianas, y LGBTI, especialmente en las zonas rurales donde el conflicto armado fue más pronunciado. 

Al mismo tiempo los casos de violencia de género están aumentando, no solo en Colombia sino en todo el mundo. Mujeres y niñas están siendo agredidas física, sexual, psicológica y emocionalmente a medida que se le ha ordenado a un gran número de la población mundial de permanecer en aislamiento social.  

Días antes del asesinato de Carlora, la OFP, como parte de Agendas Territoriales de Mujeres, Paz y Comunidad, emitió una declaración denunciando el asalto sexual de una niña y el ataque físico de una mujer en el primer día de simulacro de aislamiento social preventivo. 

Entre otras demandas clave, la OFP está pidiendo a las autoridades implementar medidas para salvaguardar la seguridad y el bienestar de las mujeres, las niñas y los líderes y lideresas sociales, lo que incluye un cese al fuego humanitario. 

KAIROS insta a todos los niveles del gobierno colombiano a adoptar de inmediato las recomendaciones de la Organización Femenina Popular, así como a apoyar y proteger a las organizaciones de base y líderes y lideresas sociales que están a la vanguardia en la defensa de la paz y la salud pública. Estas recomendaciones incluyen: 

  • Que la Fiscalía General de la Nación realice una investigación pronta y eficaz con el fin de esclarecer los móviles del crimen y las estructuras organizadas que existen en la región y que son responsables de los asesinatos de líderes y lideresas sociales del Magdalena Medio. 
  • Que se adopten MEDIDAS URGENTES por parte del gobierno nacional, departamental y municipal para garantizar la protección oportuna y adecuada de las mujeres LIDERESAS SOCIALES en el marco Aislamiento Preventivo Obligatorio decretado por el Gobierno como medida para frenar la pandemia del COVID-19 en nuestro país, así como el empleo de todos los medios al alcance para que CESEN las agresiones. 
  • Un CESE AL FUEGO HUMANITARIO en todo el mundo para que la vida prevalezca y PEDIMOS adoptar medidas excepcionales para que podamos acompañarnos en el duelo. 
  • Un LLAMADO A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL para que presten espacial atención y acompañen exigiéndole al Gobierno Nacional y a las autoridades locales garantizar la vida e integridad de las mujeres como sujetas políticas para la paz teniendo en cuenta las obligaciones emanadas de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. 

KAIROS continuará acompañando a la OFP y monitoreando la situación desde Canadá. 

¡Ni Una Más!


Filed in: Gender Justice, Latin America

Tags: ,

Share with your network:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print